viernes, 11 de noviembre de 2011

Días dorados, noches oscuras II

Vivíamos en una pequeña casa en Italia, del mundo humano, claro está. Mi madre quería para nosotros una vida normal hasta que llegue nuestra Transformación. Nos inscribió en una escuela y nunca nos contó nada acerca de nuestra verdadera vida.
Nunca, hasta que un día Ben comenzó a Transformarse (madurar según los elfos mayores). Su pelo marrón oscuro (raro en un elfo) se volvió castaños, sus ojos se volvieron avellana y sus orejas... Bueno sus orejas crecieron, se hicieron largas y puntiagudas. Selene, él y yo creímos que estaba mutando. No fue, sino, hasta que mamá nos explicó todo que pudimos entender lo que ocurría.

Ya había pasado un año desde la transformación de Ben y ahora me tocaba a mi. Mi madre se había esmerado explicándonos como podíamos ocultar todos nuestros aspectos de elfo y en este momento me servirían de mucha ayuda, lástima que nunca la escuché.

Tapé lo más que pude mis orejas y volteé para ver quien era. Annabel estaba mirándome fijo, detrás de ella pude ver a Julieta pidiéndome unas silenciosas disculpas.
Annabel tiró su mochila escolar al piso mientras se acercaba normalmente hasta mi. Me sujeto algunos mechones de cabello y recé por que mis orejas no se asomaran. Oí un grito y un golpe seco a pocos centímetros de mi.
- No le gusta que le toquen el pelo- Dijo Julieta.
- Disculpa, pero yo sé que le gusta y que no- Respondió Annabel- Después de todo, soy su mejor amiga y tu solo una vecina que siquiera va a la misma escuela que nosotras-
En realidad, eso el lo que ella debía creer. De hecho había días que siquiera yo la soportaba. Mi verdadera mejor amiga era Julieta (también era elfa) no esa chica engreída pero mi madre me hizo prometer que hasta mi transformación debía ser la amiga de un humano para no levantar sospecha alguna. Pero ya no aguantaba más. Debía decir algo.

Hola gente ¿Cómo están? Yo acá festejando que nadie ha muerto, aún... Mentira, yo no creo en esas cosas pero ya que estamos: A ver 2012 con que te venís, porque el 11/11/11 a las 11:11 no sucedió nada, debió acobardarse.
Bueno perdonen por ese ataque de locura.
Eso es todo. Nos estamos leyendo.

2 comentarios:

  1. Me encanta @.@ quiero la próxima parte! (la 4º , ya me leí la 3º xD )

    ResponderEliminar
  2. Guag Cande, ¿Te gusta tanto cómo escribo? ¿De verdad?.
    Pues si me lo pedis de esa forma, me temo que me veo obliada a seguir con la historia.

    ResponderEliminar

Recuerda, comentar es expresar tu opinión através de un teclado y expandirla por miles de pantallas. ¿Quieres hacerlo? Genial, solo recuerda respertar a la administradora y al resto de las opiniones. Muchísimas gracias.