sábado, 21 de enero de 2012

Legacy


La rebeldía de la princesa Alera amenaza con provocar la guerra entre los reinos enemigos de Hytanica y Cokyri...

La joven princesa Alera de Hytanica cree sufrir el peor de todos los castigos. Su padre quiere casarla con el arrogante e irracudo Steldor y ella se resiste a aceptar la imposición.
Alera está fascinada con Narian, un guerrero atractivo y misterioso llegado de tierras enemigas. Tras descubrir el sorprendente pasado de Narian, Alera se verá envuelta en un tenebroso mundo de intrigas palaciegas y antiguas luchas de linaje donde desconfiará de todos. O casi todos. Sus temores y deseos harán tambalear los cimientos de su reino.

Alera tiene dieciséis años, lo que significa que solo faltan dos para que se vuelva reina. Pero hay un pequeño problema: las mujeres no gobiernan el pueblo sino los hombres, por lo tanto deberá encontrar un rey para que tome el puesto de su padre antes de cumplir dieciocho.
Después de varios pretendientes que no convencen a Alera, su padre decide que si ella no elige un rey antes de su cumpleaños, él será el que se encargue de hacerlo. Y ya tiene a alguien en la mira: Steldor, el arrogante hijo de el capitán. Su padre cree que es perfecto para asumir el puesto de rey, pero Alera conoce el verdadero Steldor y no el que su padre cree quién es. Arrogante, presumido y egoísta, Steldor, es el típico galán del pueblo: rico, guapo, con un buen puesto militar y encantador. Todo lo contrario de lo que Alera ve en él.
Cuando Alera pierde casi toda esperanza, los guardianes capturan a un muchacho Cokirianos que dice llamarse Narian. Aquí es dónde la historia da un giro sorprendente: una chica usando pantalones, problemas, mentiras y traiciones, amor, una boda, confuciones mentales, peleas y muchas cosas que le dan más vida a la historia.
Ahora Alera cree que encontró a la personas ideal, con quién le gustaría gobernar... pero ¿Su padre lo aceptará? ¿Él la aceptará? ¿Cuanto riesgo está arrigasda Alera correr por salvar a quién ama y por casarse por amor?

Nos encontramos con una historia de amor algo complicada, que se entrelaza perfectamente con la historia compleja de la rivalidad entre el reino de Hytanica, y el de Cokyri. Me sorprendió bastante porque a pesar de elegirlo porque mis instintos de lectora me subieron las expectativas, no eran tan altas porque tuve en cuenta que Cayla escribió esta obra teniendo 14 años. Pero me logro sorprender y sastifacer.

El comienzo puede ser un poquito introductorio y bastante lento. Pero a medida que van pasando páginas y, tanto Alera como el lector, van adquiriendo información se vuelve crucial (al menos para mi) saber cómo sigue, que decisiones va a tomar la joven princesa, y cómo resolverá esta historia de amor. Cómo reaccionará Alera a todos los obstáculos y complicaciones que hay en su camino, cómo resolverá los problemas para cumplir sus sueños: La felicidad de los demás, un buen reinado en el que ella también pueda cooperar y, por debajo de toda una larga lista, su felicidad (que a pesar de estar último, siempre está presente).

El final me encantó, debo decir que me tomó por sorpresa, juzgué antes de tiempo a Cayla. Cuando tu te esperas un final feliz, ligero y sin muchas explicaciones, te encuentras con uno fuerte, determinado, un tanto cruel y frió, pero que te deja con ganas de saber que pasa con estos personajes, a los que uno puede llegar a agarra cariño, hasta el punto de no poder evitar intentar actuar en su lugar o extrañarlos cuando la historia llega a su final.

Personajes muy bien logrados y faciles de odiar o amar, cada uno cumple su objetivo en la historia y le da un toquesito personal. De verdad amé a varios de estos personajes.
Alera: Sorprendentemente otra protagonista que me encantó. Fuerte, con carácter, pone a los demás antes que ella, por momentos me era fácil sentirme como ella y ubicarme en su lugar, y es la verdad es que me parezco un tanto a ella.
Narian: Un chico tremendamente deseable, al ser criado en una cultura en la que las mujeres son superiores a los hombres siempre muestra respeto a Alera, la reina y muchas de las mujeres sean de la realeza o no. Además de esa personalidad fuerte, misteriosa y respetuosa. No pude quedar babeando de vez en cuando por sus palabras o sus gestos, deo admitirlo.
Mira: Hermana de Alera es completamente, o casi, el opuesto de su hermana. Pero a pesar de eso se llevan bastante bien. Me encanta la idea de que siempre intentará mantener a salvo a su hermana mayor y apoyarla en todo momento.
Y simplemente nombro estos tres porque sino no paro, pero daré el nombre de 2 personajes que también me gustaron: London y Steldor (a pesar de todo me parece bastante bien armado y me gustó su papel).

Ahora si me preguntas si te lo recomiendo, yo contestaría que sí. Que lo esperes con las expectativas más bajas que puedas. Que ante de leerlo le busques cualquier desventaja (pero tampoco para exagerar) para sorprenderte aun más cuando lo leas. Si al principio se te hace lento, no lo dejes, después de algunas páginas veras cómo el ritmo avanza. Finalmente digo que me ha gustado.

1 comentario:

  1. No me llama demasiado así que dudo que lo lea, pero no es la primera reseña buena que leo de este libro :)

    Besotes ^^

    ResponderEliminar

Recuerda, comentar es expresar tu opinión através de un teclado y expandirla por miles de pantallas. ¿Quieres hacerlo? Genial, solo recuerda respertar a la administradora y al resto de las opiniones. Muchísimas gracias.