martes, 20 de mayo de 2014

Reseña | Fiebre

  ~Esta reseña puede contener spoilers del libro y de la saga a la que pertenece~



Con ayuda de Gabriel, Rhine ha logrado escapar de la mansión y del terrible destino que la aguardaba en Efímera. Pero en el exterior se encuentran con un mundo incluso más aterrador que el que dejaron atrás. Entre los peligros que los aguardan, caen en un burdel dirigido por una cruel y demente tirana. Una vez más, Rhine debe hacerse pasar por una chica dócil mientras planea su escape. Los dos están decididos a llegar a Manhattan, donde tal vez puedan encontrar la paz viviendo con Rowan, el hermano mellizo de Rhine. Pero el camino es largo y peligroso, y además deben eludir los intentos de Vaughn, el suegro de Rhine, de regresarla a la mansión cueste lo que cueste. Y en un mundo donde las mujeres viven hasta los veinte años y los hombres hasta los veinticinco, el tiempo vale mucho más que el oro. Rhine deberá decidir si la libertad vale su precio, ahora que tiene mucho más que perder.


 Momentos en que empiezas a leer un libro en Marzo y lo terminas en Abril porque simplemente ¡NO PUEDES AVANZAR! Vale, este fue el caso. La verdad es que la última semana de Marzo me lo dejé en el Instituto, sin querer -lo prometo, no saben lo que sufrí el fin de semana cuando no lo encontraba-, y por eso no retome su lectura hasta Abril. Y no lo termine sino casi a la segunda semana de ese mes.

 Retomando la historia, tenemos unas primeras escenas de Gabriel y Rhine en el barco, que nos van a introducir a esta segunda parte de la trilogía. Rhine, está decidida que llegará a Manhattan, dónde se encontrará con su hermano gemelo, Rowan (que me recuerda al nombre del primo de Eragon, Roran, vale, me suenan parecidos, dejenme). Pero hay otro obstaculo en su camino.
 En este caso, nuestro personajes son atrapado en un, llamemosle, parque de diversiones para adultos, donde Rhine es llamada Vara de oro por una loca Madame, dueña del parque.

 ¿Podemos hablar de lo mal que me empezó a caer Gabriel en este tomo? Es más, he empezado a sospechar algo turbio para con él... Pero creo que me lo guardaré hasta leer el tercer libro.
 Cómo me pasó con este personaje, me pasó con muchísimos: Rhine, por momento actuaba insoportable y por otros me caía bien y le comprendía. Vaughn, sigue siendo uan persona despreciable para mi, pero entiendo su necesidad de descubrir un antídoto y de sus experimentaciones, lo que no quiere decir que apoye la manera en que lleva a cabo eso. Aún extraño a Jenna, y en este libro extrañé a Linden y Cecilia... De alguna forma les he tomado más cariño a ambos.


Pues, los nuevos personajes me han parecido interesantes, pero no les llegué a tomar tanto cariño a todos. Con respecto a la prosa, se me hizo lenta y poco interesante, aunque la idea que se intenta desarrollar en este libro es excelente.

Otra cosa que me encantan son las portadas. Cosas bellas de la vida y estas portadas. La verdad es que cuando una amiga la vio me preguntó si el libro era policial, ya saben por todos esos círculos marcando cosas, y la verdad eso es cierto, le da una pinta de policial tremenda, pero aún así creo que encaja con la historia.

Ya sólo me queda el último y espero que mejore y tenga un buen final, puesto que la manera en que termina este es totalmente interesante y uno necesita más, o por lo menos me pasó a mi.


Bien criaturas, eso es todo por ahora. Les deseo muy buenas lecturas. Bye bye.

1 comentario:

  1. Hola! A mi me gusto muchísimo, por ello tengo ganas de leer, ya, Ruptura.
    Besos :)

    ResponderEliminar

Recuerda, comentar es expresar tu opinión através de un teclado y expandirla por miles de pantallas. ¿Quieres hacerlo? Genial, solo recuerda respertar a la administradora y al resto de las opiniones. Muchísimas gracias.