martes, 12 de agosto de 2014

Reseña | Aylum




  Para Dan Crawford, el programa de verano para alumnos sobresalientes es una oportunidad única. Sus amigos nunca comprendieron su fascinación por la historia y la ciencia. Pero en el Colegio Preparatorio New Hampshire, esas preferencias están a la orden del día. Al llegar al lugar, se encuentra con que la residencia a la que debía ir ha sido cerrada, por lo cual todos los estudiantes se ven forzados a quedarse en Brookline, lo que solía ser un hospital psiquiátrico. Cuando Dan y sus nuevos amigos, Abby y Jordan, comienzan a explorar los pasillos y el sótano oculto del lugar, descubren secretos escalofriantes sobre lo que realmente ocurría allí. Secretos que los vinculan a ellos con el oscuro pasado del hospicio. Brookline nunca fue un instituto para enfermos mentales comunes: alojó tanto a psicópatas como a homicidas, sujetos sumamente peligrosos, y hay hechos y prácticas aberrantes que saldrán a la luz. Con fotografías estremecedoras de hospicios reales, Asylum lleva al lector a los límites difusos entre el pasado y el presente, entre la amistad y la obsesión, entre la genialidad y la locura. Esta historia es una advertencia: la mente puede jugar malas pasadas cuando se ingresa a un submundo donde nada es lo que parece y se experimenta con ella. Siempre habrá consecuencias¿ y no serán nada agradables.


  Eres un niño pequeño y te prometen una bolsa de caramelos, pero te terminan dando un solo caramelo. La decepción es grande ¿Cierto? Bueno, eso es lo que me pasó al leer este libro.
  "Una terrorífica historia", "¡Cuando la leí me dio mucho miedo!", "No podía leerlo de noche, si quería dormir bien y no tener pesadillas debía leerlo de día.", "Me puse tan nervioso que tuve que ir a hacer otras cosas" Estos son algunos de los comentarios que escuche antes de leer el libro. Pero no, ninguno fue cierto para mi.
  Amo el terror, en especial el de manicomios, hospitales mentales, orfanatos, bosques malditos, o cualquiera de los escenarios utilizados en los videojuegos, de hecho el terror de videojuego me encanta. Al mismo tiempo soy una miedosa de alto nivel, escucho un ruido y me sobresalto, me persiguen jugando a la mancha y me desespero, veo una película al mejor estilo burrito envuelta en sábanas y después no puedo conciliar el sueño. Y sí, me encanta torturarme de esa manera. Por eso esperaba asustarme muchísimo con esta historia, pero no.

  A ver, tenía todos los componentes para hacerla una excelente historia de terror, pero ¡ALTO! agreguémosle una escuela de verano, la policía, un asesino y amor, sí, perfecto.
¡NO! Por el ángel, entiendo que la autora haya querido hacerla más actual y arreglarla para el público lector juvenil, pero es un error total, es como querer mezclar agua con aceite, o por lo menos la manera en que ella lo hace. No me considero una experta sobre el tema, pero el público juvenil de las historias de terror, de manicomios, necesita otras cosas. Vamos por partes, como dice Jack el Destripador.

  Primero punto, un manicomio con una "terrorífica" historia: Para que esto funcione, se tiene que contar la historia. No podes sólo decir que hacían lobotomias, daban descargas eléctricas y operaban a los pacientes y esperar que el resto de la  historia se cuente por sí misma. Y el hecho de que todos hayan escapado porque la policía se había enterado de los terribles procedimientos del establecimiento ¿En serio?
  Segundo punto, si contás una historia en un manicomio, agregar fantasmas no siempre da el efecto que buscar. A eso sumale un asesino suelto y ¡bingo!: Como es en este caso, no sé que pretende que me de miedo el manicomio o las cosas raras que le pasaban a Dan. Falta muchísima explicación sobre el tema y no me vengas que lo agregas en el segundo libro porque así no funcionan las cosas. Cuando cuentas una historia de terror, te enfocas en algo, en los fantasmas, en el manicomio, o el en asesino, no puedes mezclar todo, como se ve en este libro, porque termina pareciendo todo forzado para que encaje y por el simple hecho que se vuelve muy absurdo y poco creíble, lo que le quita el terror que debería causarnos.
  Tercer punto, un poco de amor no te sentaría mal: Bien, si vas a poner amor en una historia juvenil y quieres ponerlo en plano secundario, simplemente no lo menciones capitulo por medio, ni lo relaciones con la amistad de las personas que se suponen sienten algo por la otra, porque terminas confundiendo a los lectores y no sabes si son algo o sino y al mismo tiempo, se tiene todo el peso de la historia de amor. Si pones amor, tomate tu tiempo para pensar, añade pequeño detalles que vayan desarrollando la relación de la pareja y cuando todo ese terror culmine -o si se prefiere ser más dramático, antes de la muerte de los personajes- confirmas el amor de la pareja.
  Cuarto punto, un asesino original: Se supone que se añade esto para mantener al lector atento y el hecho de que el asesino tenga su propio estilo hace que tenga más presencia. Pero estamos hablando del asesino de este libro y simplemente no encuentro explicación para esto, me parece un poco patético el hecho que caracteriza a este asesino, no digo que no sea original y que no le añada algo de inteligencia al asesino -ya que el proceso para hacer lo que hace es complicado- pero hablamos de alguien en un manicomio, por lo que se podría explicar el porqué de este asesino para hacer matar y darle ese toque a sus crímenes, o lo haces de otra manera y creas un loco que va quitándole los ojos a las personas, describiendo como chorrea sangre y guarda los ojos en un frasquito abajo de su cama.

  Por eso y otras razones, este libro me parece que no debe estar en "terror" sino en "suspenso" porque de verdad no lo veo encajando en la categoría. No me malentiendan, intenté todo para que me gustase, lo leí de noche, luces apagadas, mientras todos dormían, intente mirar varias veces las imágenes para que me de miedo, pero no eso. Habiendo imágenes terroríficas de manicomio, pacientes y cosas relacionadas, se eligió las más sencillas y menos macabras de todo, en serio no me causan más que un poco de tristeza o a lo sumo curiosidad, nada más.

  Veamos algo bueno, lectura ligera, tiene intriga, sí, los personajes me caen bien (un amigo me recuerda a Jordan, me gusta el Arte como a Abby y me interesa mucho la psicología como a Dan, incluso me he sentido identificada en algunos momentos con él. y reconozco ser una mezcla de los tres personajes), ¿Qué más?, una presentación interesante y se ve que tiene referencia de historias de terror como las de American Horror Story o en algunos casos me recordó a Outlast, pero por pequeños detalles que simplemente se dan en cualquier serie, libro, juego o lo que sea, de terror, en un manicomio. Era muy predecible en bastantes casos y no me sorprendió el final.

  Si tengo que resumir, no consumir este libro si tienes respeto por el género o por obras de terror de series, películas, o videojuegos. En caso de consumir y no estar de acuerdo con esta crítica destructiva, por favor entender que para gustos hay colores.


Bien criaturas, eso es todo por ahora. Les deseo muy buenas lecturas. Bye bye.

3 comentarios:

  1. ¡Hola Fer!
    No me lo puedo creer, te lo juro. Había leído muchas reseñas positivísimas sobre este libro dónde describían los ataques de pánico que les daba a sus lectores y esto me incomodaba. Yo me asusto con todo, así que sabía que no iba a leerlo, sin embargo le tenía ganas, o intriga al menos.
    Por eso es que estaba en busca de reseñas como esta, que me den pase libre. ¿De verdad no da TANTO miedo? porque si es así, seguro me anime. Aunque teniendo en cuenta los demás puntos negativos que recalcaste (como el temita del romance...) por ahí también espere un poco más :/
    Un beso Fer, gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Romi! Yo tampoco aceptaba haber detestado tanto el libro y más por todas esas buenas reseñas que tenía.
      Personalmente soy un cachorrito asustadizo y no me asusté, pero (otra vez) estoy muy acostumbrada a historias de manicomios y casualmente esta no me dio nada de miedo, tal vez a una persona menos acostumbrada, le pase que es tensión y esa cascada de cosas para dar miedo, justamente le asuste.
      Ojo, soy una persona que juzga demasiado con el tema de los romances en los libros y este justamente no es un derroche de miel ni nada de eso, pero como lo digo ahí, no me cierra.
      Otro beso. No, gracias a vos Romi por leerme.

      Eliminar

Recuerda, comentar es expresar tu opinión através de un teclado y expandirla por miles de pantallas. ¿Quieres hacerlo? Genial, solo recuerda respertar a la administradora y al resto de las opiniones. Muchísimas gracias.