martes, 8 de abril de 2014

Reseña | Ojos color pampa



A fines del siglo XIX, en la Argentina que empezaba a adquirir una forma definitiva, era infrecuente que una mujer escribiera. Había, desde ya, excepciones. Voces que se destacaban, a pesar de la insularidad de su producción. Allí están Juana Manso, Rosa Guerra, Eduarda Mansilla y Juana Manuela Gorriti. A este grupo se suma ahora la historia de Amelia Saldaña. Amelia Saldaña, hija de una familia encumbrada que lo pierde todo, quiere ser escritora. Escribir, aquello que los otros ven solo como una obstinación, es lo que le permite seguir adelante. Aferrarse a la escritura es su patrimonio. Como parte del espíritu romántico de su tiempo, la vida de Amelia también será agitada, controvertida, llena de encrucijadas. En una época llena de dicotomías, nuestra escritora también encontrará las suyas: la literatura por encargo o la que se desea escribir; el amor de Alejandro, militar, o el de Juan Ignacio, literato; el silencio del seudónimo o la propia voz. Escrita con maestría, abordando la estética del folletín, la autora nos trae una novela sobre una mujer que quiere abrirse paso en un mundo de hombres, que no pretende deponer sus convicciones. Con una excelente reconstrucción histórica, Gabriela Margall, en su obra más ambiciosa, nos cuenta el relato de una mujer y de las elecciones a las que se enfrenta.


He notado que siempre que escribo una reseña, antes de comenzar, aclaro algo, o me detengo a decir algo, y esta no es excepción. Este libro me fue prestado por una amiga de mi mamá (si una amiga de mi mamá se me acercó y me dijo algo en plan: Oh! cierto, a vos te gustaba leer Fer ¿Me equivoco? Bueno, pues termine de leer este libro y quiero prestártelo, tiene historia de nuestro país y es una buena historia) De esto ya hace dos meses, y la verdad es que no me llamaba la atención, pero como no quería parecer maleducada, lo acepté de mala gana y decidí devolvérselo la semana siguiente, sin leerlo, con la excusa de que estaba MUUUY atrapada con el libro que estaba leyendo. Cuestión, tarde demasiado en leer ese libro, en el que estaba SÚPER sumergida y me olvidé completamente de este pequeño. Mientras que comenzaba otro libro, dio la casualidad que volví a encontrarme con esta mujer y recordé el libro. Como no lo tenía encima, le pedí muchísimas disculpas por tardar tanto en devolvérselo y le propuse mandárselo, sin haberlo leído, a través de mi mamá para que lo tenga de vuelta, peeero, de lo más tranquila me respondió que no había apuro y que ya lo había leído, así que no había problema que me lo quedase hasta que lo leyese (y de: Pero, pero, pero... Si a mi me piden un libro y lo tienen más de una semana los mato y no estaría tan tranquila si fueran dos meses). En fin, cuando termine la lectura de ese momento me sentí tan culpable y el libro era tan corto que decidí darle una oportunidad.

Nuestra historia se centra en Amelia Saldaña, mejor conocida como Memé. A nuestra protagonista la conocemos desde joven y vemos cómo va creciendo. Desde pequeña con una madre ausente, su padre se esmeró en que sus hijas tuviesen la mejor educación posible, para poder casarlas con algún banquero de Londres o alguien de igual poder, pero poco después del comienzo de la ausencia de la madre de las niñas, la hermana de Memé, Celia, empieza a mostrar ataques respiratorios que le impedían otra cosa que pasar en cama la mayor parte del tiempo y casi morir todas las noches cuando entre jadeos y una horrenda tos, mientras luchaba por respirar. Por esta razón, la atención se centró en Celia y Memé sólo encontraba la atención perdida en Miss Jenkins, la maestra de inglés de nuestra protagonista.
Con el tiempo, y notando la soledad de Memé, Miss Jenkins le propone a nuestra protagonista la posibilidad de estudiar en conjunto con otra alumna, que presentaba la misma pasión por lo libros que la profesora ultilizaba para enseñar, que la misma Memé. Así fue como conoció a Laura Carolina Madero y al resto de su familia, donde fue acogida como una más, permitiéndole a Memé, escapar de su rutinaria y ausente vida.

Allí tenemos el comienzo de la historia.

La verdad es que pensaba en encontrar una típica historia del romántica adulta, con toda esa miel empalagosa de la que rebalsan ese tipo de libros. Pero la verdad es que me encontré con otra cosa.

Quiero aclarar que por momentos me sentí identificada con Memé y no he dudado en darle toda la razón, pero la mayor parte del libro la odié, y no veía el momento para que la vida u otro personaje, le diese una bofetada para que caiga en razón. También quiero decir que la habilidad de la autora para meterse en hoyos de los que después no puede salir, son impresionantes. Además de hacerle la vida miserable a nuestra protagonista y de darle ese horrible carácter (la mayor parte de veces), no dudo en arruinar el aspecto amoroso de su vida, también.

Al parecer, en un principio, todos la envidiaban por su belleza, su dulce voz y su hermosa sonrisa, todos los hombres suspiraban por ella y la familia Madero la consideraba una más, todos felices... Pero porque dejarlos felices si la podes hacer que nuestra protagonista tengo una amado que ella no corresponde, que ame a un hombre casado, que tenga que vivir con su tía y su hermana teniendo que mantenerlas ella sola, humillándola  públicamente y dejándola en bancarrota con la muerte de su padre. Perdón si sueno agresiva o se me escapa algo de la historia, pero me enojó mucho.

Y no sólo hizo sufrir a nuestra protagonista sino al resto de los personajes, mato maridos, hizo que madres escaparan de casa con otro hombre, que esposas sufrieran creyendo tener cuernos, que jóvenes se sientan excluidas de su propia familia, que la pobre Celia estuviese al borde de la muerte todas las noches, que enamorado se tuviesen que conformar con mujeres que no querían y puedo seguir escribiendo.

Con respecto a su forma de escribir, me desconcertó un poco y hasta no llegado al final, no había logrado comprenderla del todos. Además, los pequeños detalles de historia que utiliza no son relevantes mas que para marcar un espacio en el tiempo y llevar al lector a entender a la sociedad de la época.

La lectura se llevó varias horas de mis días, puesto que era muy difícil de seguir, y siquiera explicaba quien decía los diálogos, lo cual fue muy frustante y desesperado. Al final, no sabía si considerarme una mala lectora o si de verdad la culpa era de ella y su forma de escribir era del asco. Definitivamente, esta no era una lectura para mi, porque como ven no la aprecié para nada. Y no he hecho reseñas tan rudas, sino desde el libro "Las visitas" allá por el 2012, que también he leído de mala gana .

Lo único que destacaría, en que se las ingenió muy bien para crear varias historias enmarcadas, y ustedes (si leyeron mi reseña de "El nombre del viento") saben que pienso sobre eso. Pero incluso para so se complico demasiado y ya verdaderamente no se que decir para poner algo positivo en esta reseña. Estoy encogida sobre el teclado, con los hombros caídos y suspirando porque de verdad esto es frustante y desesperante.

Pero en fin, lean el libro si le suena que van a poder  disfrutarlo, en estos momento estoy tan cegada por la decepción que no puedo animarlos a leerlo, dando un buen argumento.


Bien criaturas, eso es todo por ahora. Les deseo muy buenas lecturas. Bye bye.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y por la nominacion! By the way, sin querer elimine tu comentario mientras lo leia -estaba usando un celular tactil y presione cualquier cosa, nunca se me dieron bien los tactiles- perdon! Que sepas que fue sin querer pero que llegue leerlo.

      Eliminar

Recuerda, comentar es expresar tu opinión através de un teclado y expandirla por miles de pantallas. ¿Quieres hacerlo? Genial, solo recuerda respertar a la administradora y al resto de las opiniones. Muchísimas gracias.